Qué decir cuando los niños fallan en los exámenes

Cuando los niños fallan en los exámenes, pueden sentir que están decepcionando a los adultos en sus vidas. Los niños que piensan y aprenden de manera diferente suelen experimentar más fracasos que otros niños. Por eso es más probable que se lo tomen en serio. También pueden preocuparse por lo que la gente les dirá cuando fallen.



Es posible que usted no siempre diga lo apropiado. O que reaccione y diga algo sin pensar. No obstante, siempre puede tratar de nuevo. Volver a conversar después de haber dicho algo que desearía no haber dicho puede ayudar a los niños a aprender que está bien cometer errores e intentarlo de nuevo.


Estas son algunas reacciones comunes cuando los niños fallan en los exámenes, y lo que puede decir en su lugar.


En primer lugar, podría decir:
En vez de eso, trate de decir:
Por qué:

“Parece que no estudiaste lo suficiente”.

“¿Cambiarías algo en cómo o qué estudiaste?”

Algunos niños pueden estudiar durante horas y aún así reprobar un examen. Puede que estudien el material equivocado. Puede que no retengan la información que están estudiando. Preguntar qué cambiarían los ayuda a reflexionar, resolver problemas y tratar de hacerlo bien la próxima vez.

“Parece que te apuraste por terminar”.

“¿Aprovechaste todo el tiempo que tenías disponible?”

Los niños que están acostumbrados a fracasar a veces ni siquiera lo intentan. Permítales reflexionar sobre si hicieron todo lo posible pero se les acabó el tiempo o si se apresuraron en terminar la prueba.

“¿Acaso no revisaste tus respuestas?”

“Tuviste tiempo suficiente para pensar en todas las preguntas y tus respuestas?”

Los niños a veces fallan en los exámenes porque cometen errores por descuido. Suponer que ese sea el caso, pasa por alto otras razones. Es posible que no hayan tenido suficiente tiempo para revisar sus respuestas. También puede que no sepan cómo analizar sus respuestas.

“Lo sabías cuando practicamos. No entiendo cómo pudiste olvidar todo cuando hiciste el examen”.

“Me sorprende esta calificación. Parecías preparado cuando repasamos el material. ¿Qué fue diferente cuando realizaste la prueba?”

Cuando les dices a los niños que sabes que se prepararon para un examen y entendieron el material, les está diciendo que cree en ellos. Esto les permite darse cuenta de que fallar no siempre se trata de no saber las respuestas. Podría ser que estuvieran ansiosos, distraídos, hambrientos o cansados ​​durante la prueba.

“No fue tan difícil. No puedo creer que hayas reprobado”.

“¿Qué te resultó difícil en este examen?”

Sentir curiosidad por saber qué les resultó difícil a los niños puede ayudarlos a reflexionar sobre por qué fallaron. Por ejemplo, puede ser que el formato de la prueba sea difícil de entender, pero no el contenido.

Cuando los niños fallan en los exámenes, es importante que piense sus palabras y el mensaje que están enviando. Los niños necesitan saber que pueden aprender del fracaso, y que usted cree en ellos.


1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo