La mejor manera de facilitar la transición del regreso a clases

A todos nos han dicho lo que se supone que tenemos que hacer para lograr que nuestro hijo esté listo para volver a la escuela. Usted conoce la recomendación. Haga que se vaya a la cama temprano. Aliméntelo con comidas saludables. Apague la televisión y la computadora. Establezca una rutina para días de escuela y ponga las vacaciones en el pasado.



Estoy seguro de que esas sugerencias funcionan muy bien para muchas familias y niños. Sin embargo, sé, a través de conversaciones con muchos padres y niños, que esas ideas no siempre funcionan bien si su hijo piensa y aprende de manera diferente.


¿Y por qué será así? Los cambios en la rutina pueden ser realmente difíciles para los niños que piensan y aprenden de manera diferente. Las transiciones repentinas pueden ser aún más complicadas para ellos. Por lo tanto, ¿por qué parar el ritmo de las vacaciones y comenzar la escuela abruptamente para su hijo? Usted podría, por supuesto, comenzar la transición unas pocas semanas antes del regreso a clases. Sin embargo, usted y yo sabemos qué tan bien su hijo reaccionaría a la idea, y lo que podrían ser esas semanas para usted y su familia.


Nosotros también sabemos que los primeros días o semanas de escuela pueden llegar a ser agotadoras. Les toma mucha energía cumplir con la organización de todos los días, las exigencias sociales y de concentración asociadas con la escuela, sin mencionar el trabajo académico. Es por eso que un nuevo año escolar puede volver a los niños ansiosos, extremadamente activos, irritables y simplemente malhumorados. ¿Le suena esto como a un niño que acaba de saltar de nuevo a la rutina escolar? Si usted se encuentra enfrentando un nuevo año escolar y no se siente bien preparado, tranquilícese y no pierda la esperanza. La clave es hacer la transición de un modo suave. Yo he compartido una gran cantidad de ideas con los padres a través de los años y estas son algunas de las sugerencias que ellos han encontrado más útiles:


  • Mantenga viva la diversión de las vacaciones. Planifique por lo menos una actividad que le guste a su hijo durante la primera semana de escuela.

  • Permita más tiempo después de la escuela para televisión y computadora del que normalmente daría durante el año escolar. Usted puede después reducir gradualmente o eliminar el tiempo de televisión y computadora, una vez que las actividades escolares realmente estén en pleno desarrollo.

  • Mantenga libre el horario de su hijo. Trate de no hacer planes familiares adicionales o citas durante las dos primeras semanas de escuela, de tal manera que su hijo pueda relajarse después de la escuela.

  • Trate de estar en su hogar con su hijo después de la escuela, lo más que usted pueda, por lo menos durante la primera semana. De esta manera usted puede establecer rutinas de un modo gradual.

  • Continúe permitiendo que su hijo coma el tipo de comida que acostumbró a comer durante las vacaciones. No haga recortes inmediatos. Usted podrá cortar lo necesario poco a poco.

  • Permita que su hijo se quede despierto hasta un poco más tarde por la noche durante la primera semana de escuela. En la segunda y la tercera semana usted puede cambiar a un horario de dormir más temprano.



En mi experiencia, algunos niños simplemente necesitan un poco más de tiempo para adaptarse. Cuando el consejo acostumbrado no funciona para su hijo, haga las cosas gradualmente. Mantenga viva parte de la diversión del verano y ofrezca bastante tiempo de relajación. Estas estrategias pueden ayudar a su hijo (y a usted) a tener una transición exitosa de regreso a la escuela.


Fuente

7 vistas0 comentarios