Habilidades sociales y emocionales a diferentes edades

¿Cuándo adquieren los niños habilidades sociales y emocionales? Empiezan a desarrollarlas desde que son bebés y surgen nuevas destrezas a medida que crecen.



No todos los niños se desarrollan con la misma rapidez, pero suelen adquirir ciertas habilidades alrededor de la misma edad. Revise esta lista de hitos del desarrollo sociales y emocionales a diferentes edades.


Bebés e infantes


A los 2 meses


  • Lloran para satisfacer sus necesidades.

  • Ocasionalmente se tranquilizan chupándose los dedos o las manos.

  • Empiezan a sonreír y a mirarlo directamente.


A los 4 meses


  • Lloran de diferentes maneras para expresar que tienen hambre, dolor o que están cansados.

  • Sonríen en respuesta a la sonrisa de la persona que los cuida.

  • Juegan sacudiendo los juguetes.


A los 6 meses


  • Están más conscientes de quiénes son personas conocidas y quiénes extraños.

  • Pueden responder a las emociones de otras personas llorando, sonriendo o riendo.

  • Disfrutan mirándose en el espejo.


A los 9 meses


  • Empiezan a mostrar ansiedad en presencia de un extraño.

  • Puede que lloren cuando no ven una cara conocida a su alrededor.

  • Empiezan a preferir algunos juguetes más que otros.



A los 12 meses


  • Juegan con personas conocidas.

  • Son más interactivos (como entregar un juguete o producir un sonido específico para llamar la atención de la persona que los cuida).

  • Disfrutan juegos interactivos sencillos, como jugar a las palmas y cucú.


Niños pequeños y preescolares


Entre 18 meses y 2 años



  • Tienen más rabietas y se vuelven más desafiantes a medida que tratan de comunicarse y ser más independientes.

  • Empiezan a jugar juegos de simulación (juegos simbólicos), como imitar lo que están haciendo los adultos u otros niños.

  • Les interesa tener a otros niños alrededor, pero es más probable que jueguen al lado de ellos (juego en paralelo) que con ellos (juego cooperativo).


Entre 3 y 4 años


  • Empiezan a mostrar y verbalizar una amplia variedad de emociones.

  • Están interesados en los juegos de simulación, pero pueden confundir lo real con lo imaginario.

  • Son espontáneamente cariñosos y gentiles.

  • Comienzan a jugar con otros niños y a separarse de quien los cuida con más facilidad.

  • Puede que sigan teniendo rabietas debido a cambios en su rutina o porque no consiguen lo que quieren.


Estudiantes de primaria


Entre 5 y 6 años


  • Disfrutan jugar con otros niños y son más conversadores e independientes.

  • Ponen a prueba sus límites pero continúan deseosos de agradar y ayudar.

  • Empiezan a entender lo que significa sentirse avergonzado.


Entre 7 y 8 años


  • Están más conscientes de las percepciones de los otros.

  • Pueden quejarse de sus amigos y del comportamiento de otros niños.

  • Quieren portarse bien, pero no ponen mucha atención a las indicaciones.

  • Intentan expresar sus sentimientos con palabras, pero pueden ser agresivos cuando se enojan.


Entre 9 y 10 años


  • Comparten secretos y bromas con los amigos.

  • Pueden empezar a desarrollar su propia identidad, alejándose de las actividades y conversaciones familiares.

  • Son afectuosos, juguetones y curiosos, pero también pueden ser egoístas, rudos y peleones.


Estudiantes de escuela media y bachillerato


Entre 11 y 15 años


  • Empiezan a pensar más lógicamente.

  • Son introspectivos, de humor cambiante y necesitan privacidad.

  • Valoran cada vez más las opiniones de los amigos y de otras personas.

  • Prueban nuevas ideas, estilos de ropa y actitudes en un intento por descubrir dónde o cómo encajan.


Entre 16 y 18 años


  • Se esfuerzan por ser independientes y pueden empezar a distanciarse emocionalmente de las personas que los cuidan.

  • Tratan de descubrir sus fortalezas y retos, lo que en ocasiones los hace parecer egoístas, impulsivos o malhumorados.

  • Se muestran orgullosos de sus logros.

  • Pasan mucho tiempo con los amigos y pueden interesarse en tener citas románticas.


Recuerde que todos los niños desarrollan habilidades socioemocionales a diferente ritmo. Así que no se preocupe si no han adquirido todas las destrezas que se esperan a su edad.


Si le preocupa que un niño no esté alcanzando la mayoría de estos hitos del desarrollo, dé seguimiento a lo que está observando. Comente sus inquietudes con otras personas que pueden ayudar. Los padres, cuidadores, maestros y médicos pueden tener un rol en ayudar a los niños a desarrollar destrezas sociales y emocionales.

1 vista0 comentarios