Festividades y TDAH: 11 recomendaciones

Las festividades decembrinas suelen ser muy ajetreadas. Y puede serlo aun más si su hijo tiene TDAH . Estas son recomendaciones para evitar los inconvenientes.



1. Escoja los eventos


No tiene que aceptar todas las invitaciones que recibe. Si su hijo tiende a inquietarse excitarse demasiado solo asista a las más importantes. La reunión familiar en casa de los abuelos puede que sea ineludible. Pero usted y su hijo podrían dejar de asistir a la fiesta del vecino. Los eventos más activos o con menos personas, como patinar con algunos amigos, son aconsejables.


2. Explique con anticipación


Los cambios de rutina o las situaciones nuevas pueden ser abrumadoras para los niños con TDAH. Ayuda hablarles de lo que pueden esperar. Explique el tiempo que estarán (“nos quedaremos una hora aproximadamente”) y la vestimenta (“no necesitas vestirte elegante, pero por favor no uses ropa deportiva”). También aclare cuáles son sus expectativas (“por favor no uses los audífonos después de que te bajes del carro”).


3. Aclare las “reglas del lugar”


Tal vez sea aceptable que su hijo desordene su habitación. Pero es posiblemente que la familia que está haciendo la fiesta no quiera que los cojines se remuevan del sofá.


Así mismo, puede que sea aceptable que en su casa su hijo se levante de la mesa sin haber terminado de comer. Pero podría ser problemático cuando están visitando a sus primas. Conozca las reglas del lugar que visitará y prepare a su hijo.


4. Verifique durante el evento


Antes de que asistan a un evento acuerden una señal con la mano (como tocarse el lóbulo de la oreja). Su hijo puede usarla para indicarle que las cosas no van bien.


Si él tiene dificultad para hacer señales con la mano intente otra cosa. Por ejemplo, una palmada en el hombro y preguntarle si se siente bien. Pequeños gestos como estos permiten que los niños puedan comunicar que se quieren ir o necesitan un descanso. De esta manera se reducen los problemas de conducta.


5. Encuentre un lugar de escape


Ya sea que esté asistiendo a servicios religiosos o a una reunión para decorar un árbol de Navidad, es útil que su hijo tenga una “ruta de escape” en caso de que se sienta inquieto. Al llegar localice un lugar al que su hijo pueda retirarse. Podría ser una silla vacía apartada o en el jardín.


6. Tenga entretenimientos a la mano


Algunos niños con TDAH se aburren con facilidad . Lleve con usted juegos o actividades que entretengan a su hijo. Incluya cosas que no sean ruidosas como libros y crayones, aparatos con auriculares o juegos de carta que pueda jugar con otro niño. Si su hijo necesita moverse, traiga una pelota que pueda patear afuera. O planee una actividad en grupo durante la fiesta y consúltelo con el anfitrión.


7. Asígnele una tarea


Tener una tarea en la que enfocarse ayuda a los niños con TDAH durante el evento. Pregunte a su hijo qué le gustaría hacer para contribuir. Por ejemplo, podría tomar fotos con el teléfono o entretener a los primos más pequeños. Recuérdele que puede retirarse y estar a solas si lo necesita.


8. Compre con prudencia


Muchos niños con TDAH tienen dificultad para controlarse . Ir de tiendas en esta época del año puede ser problemático. El revuelo en torno a juguetes y ropa nueva puede conducir a que su hijo insista en que le compre cosas que no necesita o que usted no puede pagar. Cuando salga de compras con su hijo, haga una lista y sígala al pie de la letra. Si a su hijo le abruman las tiendas, considere comprar en Internet.


9. Haga un “kit de confort”


La época navideña es para algunas familias la temporada en la que se producen más berrinches y crisis . Muchos niños con TDAH tienen dificultad para manejar sus emociones . Si usted no puede regresar a casa cuando su hijo empieza a enojarse, necesitará ayuda. Es posible que pueda evitar o retrasar las crisis usando objetos que lo conforten. Usted puede llevar consigo algo de comer, una botella de agua o ropa cómoda que pueda usar como pijama en caso de un apuro.


10. Dé recompensas pequeñas e inmediatas


En las semanas previas a la entrega de regalos es tentador utilizar los regalos como elemento de negociación. Evite decir cosas como: “Pórtate bien o de lo contrario Santa se enterará”. Es más efectivo ofrecer a su hijo recompensas pequeñas y a corto plazo. Por ejemplo, podría decir: “Si me ayudas a limpiar la casa, luego veremos una película”.


11. Elogie el buen comportamiento


Si su hijo se porta bien durante el evento, demuéstrele que usted se dio cuenta. Acérquese y susúrrele: “Lo estás haciendo muy bien escuchando a las personas sin interrumpirlas. Estoy orgulloso de ti”. El reconocimiento y los elogios significan mucho para los niños que piensan y aprenden de manera diferente.

2 vistas0 comentarios