Cómo reconocer si los niños retrocedieron en lo académico

La escuela y el aprendizaje fueron muy diferentes durante la pandemia. Algunos niños sintieron más estrés y ansiedad, lo cual dificultó aprender. Y muchos niños que reciben servicios de educación especial tuvieron interrupciones en los servicios o apoyos.



El retroceso académico como consecuencia de la pandemia (conocido en inglés como “COVID slide”) es motivo de preocupación para muchos padres y maestros. También los niños que piensan y aprenden de manera diferente puede que estén preocupados por la posibilidad de haberse retrasado en sus estudios.


Ciertamente algunos niños se quedaron atrás, pero a muchos les fue bien con el aprendizaje a distancia o híbrido.


Entonces, ¿cómo puede saber si los niños necesitan apoyo adicional? Estas son algunas maneras de averiguarlo.



Empiece por hablar con los niños


Dedique tiempo a hablar con los niños sobre su aprendizaje. ¿Cómo se sienten con respecto a la escuela? ¿Qué áreas fueron las más difíciles y las más fáciles el año pasado?



Revise las evaluaciones del año pasado


Podrían ser las pruebas estandarizadas (si están disponibles) o una evaluación reciente del IEP. También puede revisar los exámenes realizados en clase, las tareas o los proyectos. Recuerde que las pruebas solo muestran una parte del desempeño de los niños. No representan la imagen completa.



Priorice las habilidades que necesitan los niños este año escolar


Revise qué habilidades y conocimientos necesitarán los niños el próximo año escolar. Determine dónde podrían necesitar más apoyo para alcanzar las metas de aprendizaje de ese nivel. (Al final de la página encontrará listas de habilidades por grado escolar).


No se olvide de áreas como ciencias, estudios sociales o habilidades sociales. El conocimiento del mundo y la capacidad de trabajar con otros son importantes en todas las edades. Adquirir conocimiento general y desarrollar vocabulario también ayudan con la comprensión lectora.



Esté atento a las señales emocionales o de comportamiento


Los niños que tienen dificultades en la escuela suelen experimentar problemas emocionales y tener baja autoestima. Puede que luzcan ansiosos, retraídos o deprimidos. Algunos niños evitan hacer los deberes escolares o se portan mal.


Recuerde que hay otras razones por las que los niños pueden mostrar emociones intensas o tener problemas de conducta. Por ejemplo, algunos podrían estar reaccionando a transiciones y cambios.



Colabore


Una colaboración sólida entre la familia y el profesor es indispensable para determinar cómo les va a los niños, especialmente después de un año difícil. No es necesario que espere hasta las reuniones de padres y profesores para iniciar la comunicación.


Programe una cita para hablar sobre el apoyo que necesitan los niños en la escuela y en la casa. Tenga preparadas las preguntas y cualquier observación que quiera plantear.


7 vistas0 comentarios