Cómo evitar el retroceso académico durante vacaciones

A muchos niños les entusiasman las vacaciones porque se liberan de las obligaciones escolares. No hay duda de que tener vacaciones los beneficia. Regresar a clases relajado y descansado favorece el aprendizaje.



Sin embargo, a muchas familias les preocupa que sus niños pierdan habilidades importantes durante las vacaciones. Y hay quienes también se preocupan por el retroceso académico debido al COVID .


Estas son algunas maneras de ayudar a su hijo a seguir aprendiendo durante las vacaciones, sin privarse de la diversión.



Más allá de los libros: 6 cosas divertidas para leer


Los niños tienen que leer todo el día en la escuela. Por eso podrían no querer leer en la casa, especialmente si se les dificulta la lectura. Sin embargo, hay muchas otras maneras en que los niños pueden practicar la lectura, y hasta divertirse al hacerlo. Estas son 6 ideas.


1. Cómics y novelas gráficas


Las ilustraciones son lo central en los cómics y las novelas gráficas, pero las palabras siguen siendo las que sostienen la historia. Las imágenes facilitan que los niños que tienen dificultades con la lectura sigan la historia. Además, el texto está dividido en segmentos cortos.


Los cómics y las novelas gráficas también son entretenidas. Si a su hijo le atrae este tipo de libros en lugar de los tradicionales, no se oponga. Ofrecen mucha práctica de lectura y tienen ilustraciones excelentes.


2. Redes sociales y sitios web


Puede que usted no lo haya notado, pero los niños que adoran las redes sociales pasan mucho tiempo leyendo. Incluso si los mensajes o los tweets son breves, también cuentan. Convierta ese interés en una tarea divertida. Por ejemplo, si a su hijo le gustan los deportes, pídale que le entregue un reporte diario de lo más destacado. Anímelo a seguir sitios en la red como Sports Center o un blog deportivo. De esa manera, usted le estará enviando el mensaje de que la lectura está en todas partes.


3. Libros de chistes


A todos nos gusta soltar una buena carcajada. Y si los niños lo logran leyendo, es una gran ventaja. Los libros de chistes (o sitios web de chistes para niños) pueden ser una excelente manera de practicar la lectura para los niños que tienen dificultades con la lectura. Los chistes también permiten practicar cómo leer con precisión y con el tono y la expresión correctas (llamada fluidez lectora).


Explique a su hijo que la comicidad se trata de elegir el momento oportuno. Esto puede fomentar que los niños practiquen sus chistes favoritos para perfeccionar la manera de contarlos en público. Anímelo a que cuente chistes a sus amigos y familiares.


4. Libros de cocina, menús y recetas en línea


Si a su hijo le encanta cocinar y la comida, los menús y las recetas son una buena manera de practicar la lectura. Ayude a su hijo a que se divierta con esto. Proponga un proyecto de cocina y lean recetas juntos para buscar ideas. O pídale que investigue diferentes menús en Internet para crear el menú ideal para su futuro restaurante.


5. Revistas y periódicos


Los niños que se resisten a los libros podrían estar más dispuestos a leerlos en un formato más corto como el de las noticias, ya sea la versión impresa o la digital. Incluso revisar los titulares o la lista de los programas de televisión es una buena manera de practicar la lectura.


Dele el ejemplo leyendo periódicos y revistas, o lean juntos en voz alta. Cada uno puede comentar diariamente alguna noticia.


6. Audiolibros


Escuchar audiolibros y leer libros digitales es tan valioso como leer libros impresos. Si a su hijo le gusta la tecnología, descargue algunos libros. A veces, un formato diferente puede ser suficiente para cautivar a un lector reacio. Existen muchas aplicaciones de libros digitales gratuitas, pero puede que tenga que pagar cada libro que descargue.


Para más ideas, revise estos 13 libros recomendados por nuestra comunidad.

1 vista0 comentarios