top of page

Cómo ayudar a los niños con dificultad para controlarse a “comportarse” (y divertirse) en las reuniones familiares




Las reuniones familiares suelen ser más complicadas para los niños que tienen dificultad con el autocontrol. Puede que les cueste más permanecer sentados. Y puede que les resulte difícil mantener sus emociones y comportamientos bajo control en un entorno social con muchas personas y a menudo caótico.


Estas recomendaciones pueden ayudar a hacer que las reuniones familiares en su casa sean más fáciles para todos.


1. Planificar actividades en las que su hijo pueda moverse

Permanecer sentado puede ser difícil para los niños que tienen problemas con el autocontrol. Intente actividades que permitan que su hijo se mueva.


Los proyectos de manualidades son una opción excelente. Si la reunión es en torno a una festividad, evento o temporada específica del año, puede utilizar eso para darle a la reunión un tema. Una reunión familiar en otoño puede ser un momento perfecto para decorar o dibujar calabazas. Y no hay nada más especial que las tarjetas de cumpleaños hechas a mano, sin importar la temporada.


Su hijo puede elegir hacer una manualidad, muchas o ninguna. Y está bien si participa en la actividad o se abstiene en cualquier momento que lo desee.


2. Que su hijo dirija a los niños más pequeños

Anime a su hijo a que planifique actividades para los niños más pequeños que estarán en la reunión. Por ejemplo, pídale que organice juegos como "Veo, veo" o que supervise la decoración de las galletas.


Tener una responsabilidad específica durante una la reunión puede ayudar a los niños a mantener sus emociones e impulsos bajo control. Asegúrese de discutir todo esto con antelación. Es importante que a su hijo le interese la idea y que exprese su opinión sobre la actividad.


3. Que su hijo sea el cronista del evento

Este es un rol divertido que mantendrá ocupados a los niños mayores. Proporcione a su hijo una libreta, una cámara o un teléfono para que pueda documentar el evento. Pídale que fotografíe a tantos invitados y momentos de la reunión como desee. Piensen en una pregunta que su hijo le podría hacer a cada persona que está en la reunión, como: “Si tuvieras que describir a nuestra familia con una palabra, ¿cuál sería?”.


Durante o después del evento, su hijo podría hacer una presentación rápida en diapositivas o un video para mostrárselo a los invitados. También podría informarles cuáles fueron las respuestas a la pregunta.


4. Organizar juegos cooperativos

En los juegos competitivos cada participante persigue sus propios intereses. Eso podría significar un estímulo excesivo para los niños que tienen problemas con el autocontrol. En cambio, los juegos cooperativos pueden fomentar que su hijo colabore con otros miembros de la familia.


Encuentre un lugar para jugar un juego de mesa cooperativo, como Max. ¿Aún más simple? Elija un rompecabezas: su hijo puede armarlo con quien quiera ayudar.


5. Permita que su hijo elija

Ofrecer opciones a los niños les brinda la oportunidad de opinar acerca de las actividades familiares. Esto los puede ayudar a mantener el control de sus emociones.


A lo mejor a su familia le gustan las actividades que incluyen música y cantar. Deje que su hijo elija las canciones para que la familia haga una presentación. O tal vez quiera ayudar a crear la lista de la música que se escuchará en el evento. Otra opción sería que su hijo sea el juez de una competencia familiar de karaoke.

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page