Adicciones

La adicción es una enfermedad crónica producida por el consumo de sustancias, y genera consecuencias negativas para la salud, la familia, las finanzas, las relaciones interpersonales y la carrera de la persona afectada.




El abuso de drogas y alcohol es, con mucho, la principal causa de enfermedades evitables y muertes prematuras en nuestra sociedad.


El consumo de drogas y alcohol está asociado con comportamientos sexuales de alto riesgo y también con el uso de drogas inyectables, ambas son los dos principales modos de transmisión del VIH.


Afortunadamente hoy en día existen tratamientos eficaces disponibles. Pero el camino hacia la recuperación, sin embargo, comienza con el reconocimiento de la adicción.



Alcohol La mayoría de los adultos están familiarizados con el alcohol y sus efectos. El alcohol es una droga legal que puede producir efectos agradables en cantidades pequeñas, pero puede producir efectos peligrosos cuando se consume en cantidades mayores. La gente a menudo bebe alcohol durante situaciones sociales; ya que tiende a aflojar las inhibiciones. Por desgracia, la imprudencia a menudo como resultado de beber en exceso es la principal causa de lesiones graves y muerte accidental.


Beber en exceso puede llevar al alcoholismo, una enfermedad que tiende a darse en familias y con frecuencia se asocia con la depresión. El alcoholismo puede tener efectos devastadores en la salud, incluyendo daño grave del hígado, mayor riesgo de enfermedades del corazón, impotencia, infertilidad, y el envejecimiento prematuro. El alcohol es la causa más común de defectos congénitos evitables en los recién nacidos, incluyendo el síndrome de alcoholismo fetal.


Parar bruscamente el consumo de alcohol en una persona que es dependiente del alcohol puede ser peligroso. Una persona con alcoholismo que necesita beber al día siguiente debe detener el consumo de alcohol bajo la supervisión de un médico, y puede necesitar medicamentos durante su retirada. Hay medicamentos que pueden ayudar a la persona que siente el deseo irresistible de beber alcohol.


El tratamiento es más exitoso en las primeras etapas de desarrollo del alcoholismo, que cuando la enfermedad se ha dejado avanzar durante años. Además el tratamiento temprano puede reducir el impacto destructivo de alcoholismo en la persona afectada. 



Marihuana


La marihuana es la droga ilegal más extendida y usada, y su consumo se asocia a:


  • Pérdida de la Memoria a Corto Plazo

  • Taquicardia y e Hipertensión Arterial

  • Dificultad para Concentrarse y Procesar la Información

  • Errores de Juicio

  • Problemas de Percepción y con la Motricidad


El consumo crónico de marihuana puede conducir a una pérdida de la ambición y a la incapacidad para llevar a cabo planes a largo plazo o funcionar con eficacia, es el llamado síndrome amotivacional.



Estimulantes

Los estimulantes (cocaína, crack, anfetaminas) dan una ilusión temporal de una mayor potencia y energía. Como la elevación inicial del estado de ánimo se desvanece, pueden aparece estados depresivos y otros problemas médicos graves, incluyendo:


  • Infartos al miocardio

  • Convulsiones

  • Accidentes Cerebrovasculares

  • Comportamiento violento, errático, ansioso o paranoide


El consumo de cocaína durante el embarazo puede dar lugar a abortos espontáneos, muertes fetales o bebés con bajo peso al nacer que pueden ser físicamente dependiente de drogas y más tarde pueden desarrollar problemas de conducta o de aprendizaje. El abuso de anfetaminas a largo plazo puede dar lugar a alteraciones graves del juicio de realidad como psicosis con síntomas paranoides y alucinaciones.



Heroína

La heroína es un fármaco opiáceo (es decir, en la misma clase que los medicamentos como la morfina). Se puede inyectar con una aguja, o también inhalar. La heroína produce una intensa sensación de placer cuando una persona empieza recién a utilizarla. Sin embargo, este uso ocasional de heroína a menudo progresa a la dependencia (o adicción). Cuando eso ocurre, la persona reporta un menor efecto de "altos". No usar heroína para una persona adicta puede provocar síntomas de abstinencia significativos tales como: 


  • Escalofríos

  • Sudoración

  • Nariz y ojos llorosos

  • Calambres abdominales

  • Dolores musculares

  • Insomnio

  • Náuseas

  • Diarrea


El consumo de heroína durante el embarazo puede dar lugar a abortos espontáneos, muerte fetal, partos prematuros o bebés drogodependientes. Los que se inyectan heroína están introduciendo sustancias en el torrente sanguíneo, lo cual puede resultar en daños graves en el corazón, los pulmones y el cerebro. Compartir agujas pone a los usuarios en alto riesgo de contraer infecciones de transmisión sanguínea crónicas como el VIH y la hepatitis C.


El uso de opiáceos abusivo de opiáceos puede producir cambios significativos y duraderos en el cerebro. Estos cambios hacen que una persona experimente ansias y emociones negativas cuando trata de reducir o detener el consumo. Hay varios medicamentos que pueden ser utilizados para tratar la adicción a la heroína. En algunos casos, estos medicamentos se utilizan para ayudar a retirar la droga, y en otros casos la persona se mantiene crónicamente con el medicamento. Los medicamentos más comúnmente utilizados para la adicción a los opiáceos son la buprenorfina, metadona y naltrexona.



Los alucinógenos

Los alucinógenos son drogas como el LSD (ácido) o las nuevas drogas de diseño (éxtasis) que se toman por vía oral y causan alucinaciones y sensaciones de euforia. Los Peligros del LSD incluyen el re-experimentar las alucinaciones a pesar de no haber tomado la droga de nuevo, a veces incluso años después. El uso excesivo de éxtasis, combinada con la actividad física extenuante, puede conducir a la muerte por deshidratación o por fiebre excepcionalmente elevada.



Los inhalantes

Los inhalantes son sustancias químicas respirables (pegamento, disolvente de pintura, líquido para encender fuego). Estos son comúnmente abusados por adolescentes, ya que son fáciles de obtener y porque producen efectos que alteran la mente cuando se huele o respiran. Estos productos químicos llegan al torrente sanguíneo muy rápidamente y pueden ser mortales. Las altas concentraciones de vapores inhalados pueden causar insuficiencia cardiaca o asfixia, y el abuso a largo plazo puede causar daños permanentes en el sistema nervioso.



Sedantes

Los sedantes son fármacos muy eficaces prescritos por los médicos para aliviar la ansiedad y promover el sueño. Por desgracia, se pueden producir efectos dañinos cuando se toman en exceso o sin la supervisión de un médico. La combinación de sedantes con alcohol u otras drogas aumenta en gran medida la probabilidad de muerte por sobredosis. Las mujeres que abusan de sedantes durante el embarazo pueden tener guaguas con defectos de nacimiento, y estos también pueden ser físicamente dependiente de las drogas.



La Nicotina

La nicotina junto con los productos del tabaco tienen propiedades adictivas similares en severidad a los de la heroína. Dejar de fumar es difícil debido a lo desagradable de la retirada, que implica sentimientos de irritabilidad, frustración, ira, ansiedad, insomnio y depresión. Sin embargo, el tabaquismo continuado puede dar lugar a riesgos mucho más graves, incluyendo:


  • El Cáncer de Pulmón

  • Infarto Miocardio  

  • Enfisema Pulmonar

  • Hipertensión Arterial

  • Úlceras Digestivas



Tratamiento

El primer paso en el camino de la recuperación en las adicciones es el reconocimiento del problema, pero a menudo este proceso se complica por la falta de comprensión acerca del abuso de sustancias, la adicción misma o la negación del problema. En estos casos, la intervención de los amigos y familiares preocupados son los que a menudo solicitan el tratamiento.


La adicción es una enfermedad crónica, al igual que las enfermedades del corazón, el colesterol elevado o la hipertensión arterial. Las personas con estas enfermedades crónicas son propensos a las recaídas. Debido a que el abuso de sustancias afecta muchos aspectos de la vida de una persona, a menudo se requieren varias formas de tratamiento. Para la mayoría, una combinación de medicamentos y psicoterapia individual o de grupo es la aproximación más eficaz.


Los medicamentos se utilizan para controlar la apetencia por las drogas y aliviar los síntomas graves de abstinencia. Además son importantes para tratar otras enfermedades psiquiátricas asociadas, como por ejemplo trastornos del ánimo, trastornos de ansiedad o trastornos de personalidad.


La psicoterapia puede ayudar a las personas adictas a entender su comportamiento y motivaciones, mejorar su autoestima, y enfrentar de manera positiva el estrés. Otras intervenciones que pueden ser necesarias son: 


  • Hospitalización Psiquiátrica

  • Las Comunidades Terapéuticas (ambientes libres de drogas)

  • Programas especializados para pacientes ambulatorios, que incluyen chaperones o cuidadores

  • Grupos de autoayuda (ejemplo Alcohólicos Anónimos)



Fuente: Adaptado del Instituto de Salud Mental de Estados Unidos

35 vistas

Contáctanos

Tel: +56 72 231 8448

WhatsApp: +569 43 40 1925

contacto@olimircps.cl

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • LinkedIn - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco

Dirección

Av. Nueva Einstein 290

Torre Plaza America Of. 610,

Rancagua