top of page

8 maneras de simplificar las rutinas matutinas

  • Las rutinas matutinas puede que sean más agitadas con niños que piensan y aprenden de manera diferente.

  • Prepararse para ir a la escuela puede ser menos complicado si se planifica con antelación.

  • Busque maneras simples de lograr que alistarse para salir de casa sea más relajante.



A nadie le gusta estar apurado en la mañana. Sin embargo, prepararse para ir a la escuela puede que sea un momento particularmente ajetreado para las familias con niños que piensan y aprenden diferente. Tal vez su hijo tenga dificultad para levantarse de la cama cuando suena el despertador, cumplir un horario o encontrar sus cosas. Ponga en práctica estas sugerencias para simplificar las rutinas matutinas.



1. Empezar la noche anterior


Reduzca las tareas de la mañana empezando la noche anterior. Haga que su hijo se bañe antes de acostarse. Luego, pídale que elija la ropa para el día siguiente. Dediquen unos minutos a revisar el horario escolar de mañana. Verifiquen que todos los libros, tareas y mudas de ropa estén en la mochila y cerca de la puerta de salida.



2. Reservar tiempo para usted


Si su hijo necesita más tiempo para completar la rutina matutina, lo más probable es que usted también. Despiértese un poco más temprano que su hijo. Dedique tiempo suficiente para desayunar, tomar café, hacer ejercicio o cualquier cosa que lo ayude a prepararse para el día que tiene por delante.


Incluya tiempo suficiente para ayudar a su hijo a prepararse. Trate de no estar corriendo para alistarse usted al mismo tiempo. Esto reducirá el nivel de estrés de ambos.



3. Despertarse sin sobresaltos


¿Cómo lograr que el momento de despertarse sea más grato? Las alarmas ruidosas pueden ser irritantes y hacer que el día comience con un susto innecesario (especialmente para los niños que tienen dificultades del procesamiento sensorial)


Programe la alarma con la canción preferida de su hijo. Pruebe despertarlo abrazándolo o con su desayuno favorito. Un despertar más placentero no significa que tenga que ser más largo.



4. Seguir una rutina


Haga que cada día sea lo más predecible posible. Siga la misma rutina. Podría ser algo como: despertarse, lavarse la cara, desayunar, vestirse, cepillarse los dientes, repasar el horario del día y salir hacia la escuela. Usar un horario visual puede ser muy útil para niños que tienen dificultad con la lectura.



5. Mantenerse organizado


Designe lugares para los útiles escolares, el equipo de deporte y las chaquetas. De esa manera, su hijo sabrá dónde buscarlas cuando esté a punto de salir. Usar recipientes plásticos o canastos etiquetados facilita encontrar las cosas por la mañana.



6. Estar atento al reloj


Coloque relojes en lugares visibles de la casa. Póngalos en la habitación de su hijo, el baño, la cocina e incluso en el pasillo. Los niños mayores también pueden usar un reloj de pulsera. Esto ayudará a su hijo a saber qué hora es y administrar mejor su tiempo. Además, dejará en claro que la puntualidad es importante.


Dé avisos razonables como: “A las 7:25 debes ponerte tus zapatos”.



7. Revisar dos veces


Haga que su hijo revise y vuelva a revisar para cerciorarse de que lleva a la escuela todo lo que necesita. Los niños pequeños pueden inventar una frase o una canción sencilla que los ayude a recordar cuáles son los libros y materiales que tienen que llevar todos los días. Los niños mayores pueden hacer una lista de las cosas necesarias para cada día de la semana. Colóquela donde su hijo la vea frecuentemente. Y revísenla antes de salir de casa.



8. Recompensar a su hijo


Esta es una manera sencilla de que su hijo disfrute de una mañana más calma. Por ejemplo, si su hijo está listo y le sobra tiempo antes de salir de casa, jueguen o lean un libro juntos. Comenzar el día compartiendo una actividad grata ayuda a que todos tengan un buen inicio del día.


28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page