8 ejemplos de tecnología de asistencia y herramientas adaptativas

La tecnología de asistencia es una de las estrategias fundamentales que usan las escuelas para ayudar con las diferencias en la manera de pensar y aprender. Algunas herramientas adaptativas son de tecnología básica y otras son bastante sofisticadas. Estos son algunos ejemplos.



1. Reproductores y grabadoras

Puede que ayude a los niños a escuchar las palabras mientras las están leyendo. Muchos libros electrónicos tienen archivos de audio, y los teléfonos inteligentes y las tabletas tienen programas que convierten texto en voz que leen en voz alta lo que esté en la pantalla. Si los niños tienen dificultad escribiendo o tomando apuntes, una grabadora puede registrar lo que el maestro dice en clase y así podrán escucharlo otra vez en la casa.


2. Relojes

Desde los relojes de muñeca hasta los relojes de arena, estos dispositivos de bajo costo pueden ayudar a los niños que tienen dificultad con seguir el ritmo. Pueden usarse como ayudas visuales que muestran el tiempo que queda para terminar una actividad. Si los niños tienen dificultad para pasar de una actividad a otra, los relojes pueden ayudarlos a prepararse mentalmente para ese cambio.


3. Guías de lectura

Las guías de lectura son herramientas útiles para los niños que tienen dificultad para seguir con la vista o necesitan ayuda para permanecer enfocados en la página. La tira plástica resalta una línea del texto al mismo tiempo que bloquea las palabras alrededor que podrían distraer. La banda o tira es fácil de mover hacia abajo de la página a medida que su hijo lee.


4. Cojín para sentarse

Un cojín inflable puede ser útil para los niños que tienen dificultades de atención y del procesamiento sensorial. El cojín permite suficiente movimiento y estimulación para ayudar a maximizar la concentración del niño sin que tenga que levantarse a caminar.


5. Sistemas de audio FM

Los sistemas de frecuencia modulada (FM) pueden reducir el ruido de fondo en el salón de clase y amplificar lo que dice el maestro. Esto puede ser útil para las dificultades del procesamiento auditivo y las dificultades de atención. El maestro usa un micrófono que transmite el sonido a unos altavoces colocados en el salón o a un receptor personal que posee el estudiante. Los sistemas FM también se usan para ayudar a los niños con deficiencias auditivas, el trastorno del espectro autista y dificultades del procesamiento del lenguaje.


6. Calculadoras

Dependiendo de la dificultad que tenga el niño en matemáticas, podría ser apropiado que use una calculadora simple en clase. Hay calculadoras con pantallas grandes e incluso unas que hablan. Una calculadora que habla reproduce sonoramente números, símbolos y operaciones matemáticas. Pueden ayudar a que los niños confirmen que apretaron las teclas correctas.


7. Ayudas para escribir

Si los niños tienen dificultad para escribir, intente usar sujetadores de lápices plásticos o una computadora. Los programas de procesadores de palabras básicos tienen funciones que ayudan con la ortografía y la gramática. Para los estudiantes cuyos pensamientos son más rápidos que su habilidad de escribirlos, hay diferentes clases de software que pueden ayudar. Con el software que predice palabras el niño escribe las primeras letras y el programa le proporciona opciones de palabras que comienzan con esa letra. El software que reconoce voces permite que los niños hablen y que el texto aparezca en la pantalla. Estos programas están instalados en muchos teléfonos inteligentes y tabletas.


8. Organizadores gráficos

Los organizadores gráficos pueden ser de baja tecnología. Existen muchos diseños que usted puede imprimir para ayudar a que los niños organicen sus ideas para escribir el ensayo que les asignaron. También existen herramientas más sofisticadas como programas para organizar que los ayudan a ordenar sus pensamientos. Hable en la escuela sobre cómo encontrar la tecnología de asistencia apropiada para su hijo.

6 visualizaciones0 comentarios